Comparativa sobre los efectos de fumar y de vapear

fumar vs vapear

Hace poco días, la PHE (Public Health England) ha lanzado un vídeo de difusión que muestra la cantidad de sustancias tóxicas y alquitrán que un fumador habitual inhala al mes, en contraste con las que inhala un no-fumador o un vapeador.

La PHE es una agencia ejecutiva perteneciente al Ministerio de Salud en Reino Unido, aunque con distinta organización y autonomía de funcionamiento. Fundada en 2013, esta agencia es responsable, entre muchos otros aspectos, de cuidar la salud pública promoviendo estilos de vida saludable, proteger al país de posibles riesgos para la salud, responder ante emergencias sanitarias, preparar a la población sobre nuevos retos de la salud mediante información y experiencia, ayudar a las autoridades locales proporcionando servicios sanitarios, así como a recabar datos, investigar y analizarlos para entender mejor los retos a los que se enfrenta el servicio sanitario y tratar de encontrar las respuestas adecuadas.

Conocida por su postura progresista en relación a la reducción de riesgos, la PHE ha lanzado una grabación de una de sus más recientes investigaciones, un experimento que mostraba los devastadores daños que causa el tabaco, y cómo estos pueden evitarse o minimizarse pasándose a terapias alternativas al tabaco como podría ser el uso del cigarrillo electrónico.

El lanzamiento de este vídeo es parte de la campaña de Daños a la Salud de la PHE, que anima a los fumadores a tratar de dejar de fumar en este comienzo de año. El vídeo presenta a los expertos en salud, el Dr. Lion Shahab y la Dra. Rosemary Leonard, llevando a cabo un experimento que demuestra los importantes niveles de sustancias cancerígenas y alquitrán que inhala un fumador habitual a lo largo de un mes, comparándolo con un no-fumador o un vapeador.

La enorme diferencia entre fumar y vapear

Este estudio llega a sus conclusiones a partir de  la imitación de los efectos de inhalar el humo del tabaco, el vapor del cigarrillo electrónico y el aire, en tres campanas de vidrio rellenas de algodón que emulan a los pulmones. Cada campana va comunicada con una bomba de membrana que produce una calada continua e igual en los tres tipos de aire.

Al final del experimento, el algodón de la campana del tabaco posee un color marrón, el interior de la campana también posee ese mismo color marrón y el tubo que lleva el aire de la bomba está repleto de alquitrán. Por otro lado, la campana que recibe el vapor del cigarrillo electrónico permanece prácticamente sin cambios, con algo de vapor en su interior y una ligera decoloración proveniente del color del e-líquido, mientras que, naturalmente, el que recibe el aire puro permanece sin cambios, salvo por la formación de algo de vapor de agua.

El director de mejoras de la salud de la PHE, el profesor John Newton, comentó que este experimento muestra claramente el marcado contraste entre el impacto de fumar en contraposición al vapeo, afirmando que:

Resultaría trágico si miles de fumadores que podrían dejar de fumar con ayuda del cigarrillo electrónico no lo hicieran debido a miedos infundados sobre la seguridad

Necesitamos confirmar a los fumadores que pasarse a los cigarrillos electrónicos es mucho menos dañino que fumar. Esta demostración recalca los inmensos daños que causa el tabaco y ayuda a la gente a ver que vapear probablemente supone solamente una fracción de riesgo

Muchos fumadores aún tienen una idea equivocada sobre la seguridad en el vapeo

Lamentablemente, el estudio ha indicado que el 44% de los fumadores o bien creen erróneamente que vapear es tan perjudicial como vapear, o simplemente no saben que supone un riesgo para la salud mucho menor. La PHE sabe que con el comienzo del nuevo año millones de fumadores intentarán dejarlo, y les están recomendado usar su Plan Personalizado para Dejar de Fumar, para aumentar sus posibilidades de conseguirlo con éxito.


¡SUSCRÍBETE Y NO TE PIERDAS NINGUNA NOVEDAD!

Leave a Reply

COPYRIGHT 2014 FUEL THEMES. All RIGHTS RESERVED.